Sólo el amor puede despertarnos de un mal sueño. Escapa de las mazmorras del miedo. Sólo el amor construye, edifica. El amor nunca falla.

Voy a seguir creyendo, aún cuando la gente lamentablemente pierda la esperanza.

Voy a seguir dando mucho amor, aunque otras personas siembren odio.

Voy a seguir construyendo alrededor mío, aún cuando otros destruyan.

Voy a seguir hablando de paz, aún en medio de una terrible guerra.

Voy a seguir iluminando el camino, aún en medio de la oscuridad total.

Y, seguiré sembrando, aunque otras personas pisen la cosecha.

Y, seguiré gritando al viento y al mundo, aún cuanto otros callen.

Y, dibujaré muchas sonrisas, en algunos rostros con lágrimas.

Y, transmitiré alivio, cuando vea que las personas tienen dolor.

Y, regalaré motivos de alegría, donde vea y haya tristezas.

Invitaré a caminar a cualquiera que decidió por su cuenta quedarse en un sitio.

Y levantaré los brazos a los que se han rendido, y no tienen ninguna esperanza.

Porque en medio de la desolación y la amargura, siempre habrá un niño vigilante... que nos mirará esperanzado, tratando de esperar algo de nosotros.

Y aún en medio de una gran tormenta, por algún lado saldrá brillante el sol matutino.

Y en medio del desierto árido crecerá una planta, llena de flores y de frutos.

Siempre habrá un pájaro cantando alegremente alrededor nuestro, habrá también un niño que nos sonreirá alegremente y una mariposa que nos brinda su belleza silvestre.

Pero... si algún día ves que no sigo al lado tuyo, ya no sonrío o callo, sólo acércate, abrázame y dame un beso, un abrazo o simplemente regálame una sonrisa.

Son esas cosas simples las que nunca se olvidan. Con eso será suficiente por ahora, seguramente ya habrá pasado la tormenta que la vida me abofeteó horriblemente, y me sorprendió in fraganti por un segundo.
( Autor Desconocido)

No escuches la música de la noche. No te rindas. Vamos hacia la luz. La luz del corazón!

¡Olvida tus temores, olvida tus fantasmas y canta tu propia canción!

"Estará de acuerdo conmigo, no me cabe la menor duda, de que la belleza es lo único por lo que merece la pena vivir" (Agatha Christie)

La verdadera belleza está en el corazón. Sólo se ve bien con el corazón.

Vibra alto, Canta, baila, ríe, goza!!!

¿Quiere usted bailar conmigo?

optimismo

El optimista ve siempre una luz en la oscuridad.

sábado, 19 de junio de 2010

¿Con quién luchamos?

Un viejo ermitaño, una de esas personas que por amor a Dios se retiran a la soledad del desierto, del bosque o de las montañas para solamente dedicarse a la oración y a la penitencia, se quejaba a menudo de que tenía demasiado trabajo.

Un día una de las personas que le visitó, le preguntó: –¿Cómo es posible que tenga tanto trabajo si está solo en medio de la nada?

El ermitaño contestó: –Tengo que adiestrar a dos halcones, entrenar a dos águilas, mantener quietos a dos conejos, vigilar una serpiente, cargar un asno y domar un león.

El visitante miró alrededor esperando ver algunos animales, pero no vio a ninguno.

–¿Y dónde están todos estos animales? Preguntó.

Entonces el ermitaño le dio una explicación que enseguida comprendió: –Estos animales, están en nosotros, los tenemos todos los habitantes de este mundo.

Los dos halcones, que son mis ojos, se lanzan sobre toda presa, sea buena o mala y tengo que domarlos para que sólo se lancen sobre la buena.

Las dos águilas, que con sus garras hieren y destrozan, son mis manos y tengo que entrenarlas para que se dediquen a servir a los demás y para que ayuden sin herir.

Los conejos, que son mis pies, siempre quieren ir a donde les plazca, huir de los demás y esquivar las cosas difíciles y tengo que enseñarles a estar quietos aunque haya sufrimientos, problemas o cualquier cosa que les cause disgusto.

Aunque es más difícil vigilar a la serpiente, que es mi lengua, porque aunque se encuentra encerrada en una jaula de treinta y dos barrotes, apenas se abre la puerta, siempre está lista para morder y envenenar a todos los que la rodean. Si no la vigilo de cerca, puede hacer mucho daño.

El burro es muy obstinado, nunca quiere cumplir con su deber. Es mi cuerpo que siempre está cansado y al que le cuesta muchísimo asumir y llevar las cargas de cada día.

Y finalmente necesito domar al león, que es mi corazón. Él quiere ser el rey, quiere ser siempre el primero, es muy vanidoso y orgulloso.
¿Te das ahora cuenta del gran trabajo que tengo?

ViT@MiNaS PaRa eL AlmA®
Dra. Gladys Bessi
REIKI MASTER USUI
MAGNIFIED HEALING MASTER
BS. AS. - ARGENTINA
gla@vitaminasgla.com.ar
vitaminas_para_el_alma-subscribe@domeus.es
vitaminas_para_el_alma-subscribe@gruposyahoo.com.ar

2 comentarios:

SABDA dijo...

Bonita historia. Y muy cierta.

Pranam victoria

Yesi dijo...

Preciosa Historia amiga Betty.

Te dejé un regalo en mi casa. besos