Sólo el amor puede despertarnos de un mal sueño. Escapa de las mazmorras del miedo. Sólo el amor construye, edifica. El amor nunca falla.

Voy a seguir creyendo, aún cuando la gente lamentablemente pierda la esperanza.

Voy a seguir dando mucho amor, aunque otras personas siembren odio.

Voy a seguir construyendo alrededor mío, aún cuando otros destruyan.

Voy a seguir hablando de paz, aún en medio de una terrible guerra.

Voy a seguir iluminando el camino, aún en medio de la oscuridad total.

Y, seguiré sembrando, aunque otras personas pisen la cosecha.

Y, seguiré gritando al viento y al mundo, aún cuanto otros callen.

Y, dibujaré muchas sonrisas, en algunos rostros con lágrimas.

Y, transmitiré alivio, cuando vea que las personas tienen dolor.

Y, regalaré motivos de alegría, donde vea y haya tristezas.

Invitaré a caminar a cualquiera que decidió por su cuenta quedarse en un sitio.

Y levantaré los brazos a los que se han rendido, y no tienen ninguna esperanza.

Porque en medio de la desolación y la amargura, siempre habrá un niño vigilante... que nos mirará esperanzado, tratando de esperar algo de nosotros.

Y aún en medio de una gran tormenta, por algún lado saldrá brillante el sol matutino.

Y en medio del desierto árido crecerá una planta, llena de flores y de frutos.

Siempre habrá un pájaro cantando alegremente alrededor nuestro, habrá también un niño que nos sonreirá alegremente y una mariposa que nos brinda su belleza silvestre.

Pero... si algún día ves que no sigo al lado tuyo, ya no sonrío o callo, sólo acércate, abrázame y dame un beso, un abrazo o simplemente regálame una sonrisa.

Son esas cosas simples las que nunca se olvidan. Con eso será suficiente por ahora, seguramente ya habrá pasado la tormenta que la vida me abofeteó horriblemente, y me sorprendió in fraganti por un segundo.
( Autor Desconocido)

No escuches la música de la noche. No te rindas. Vamos hacia la luz. La luz del corazón!

¡Olvida tus temores, olvida tus fantasmas y canta tu propia canción!

"Estará de acuerdo conmigo, no me cabe la menor duda, de que la belleza es lo único por lo que merece la pena vivir" (Agatha Christie)

La verdadera belleza está en el corazón. Sólo se ve bien con el corazón.

Vibra alto, Canta, baila, ríe, goza!!!

¿Quiere usted bailar conmigo?

optimismo

El optimista ve siempre una luz en la oscuridad.

sábado, 5 de junio de 2010

El poder de una canción

Como cualquier madre, cuando Karen supo que un nuevo bebé venía en camino, hizo todo lo posible para ayudar a su otro hijo, Michael, de tres años de edad, para prepararse para la llegada del bebé.

Los exámenes mostraron que era una niñita, y todos los días Michael cantaba cerca de la barriga de su madre.

Él ya amaba a su hermanita antes de nacer.

El embarazo se desenvolvió normalmente. En el tiempo programado, vinieron las contracciones. Primero, cada cinco minutos; después cada tres; luego, a cada minuto una contracción. Más de pronto, surgieron algunas complicaciones y el trabajo de parto de Karen demoró horas. Todos discutían la necesidad probable de hacer una cesárea. Hasta que, al fin, después de mucho tiempo, la hermanita de Michael nació.

Con la sirena al máximo, la ambulancia llevó a la recién nacida para la UTI neonatal del Hospital de Saint Mary.

Los días pasaban... Y la pequeñita empeoraba.

El médico les dijo a sus padres: Prepárense para lo peor. Hay pocas esperanzas.

Karen y su marido comenzaron entonces, los preparativos para el funeral. Algunos días antes ellos estaban arreglando el cuarto para esperar al nuevo bebé.

Hoy... los planes eran otros.

Mientras esto sucedía, Michael, todos los días, pedía a sus padres que lo llevasen para conocer a su hermanita:

- Yo quiero cantar para ella – les decía.

La segunda semana de UTI llegó, y se esperaba que el bebé no sobreviviese hasta el final de esta.

Michael continuaba insistiendo con sus padres para que lo dejasen cantar para su hermana, pero los niños no eran permitidos en la UTI. Entonces, Karen se decidió.

Ella llevaría a Michael al hospital de cualquier manera.Él no había visto a su hermana y, si no fuese hoy, tal vez mañana ya no la vería con vida. La enfermera no permitió que el pequeño entrase y exigió que ella lo retirara de ahí. Pero Karen insistió: Él no se irá hasta que no vea a su hermanita!.

Ella llevó a Michael hasta la incubadora. Él miró para aquella pequeña personita que perdía su batalla por la vida.

Después de algunos segundos mirándola, él comenzó a cantar, con su voz pequeñita:

“-Tu eres mi sol, y mi único sol. Tu me haces feliz aún cuando el cielo está oscuro...”

En ese momento, el bebé pareció revivir... Las pulsaciones comenzaron a bajar y se estabilizó.

Karen animó a Michael para que continuara cantando.

"-Tú no sabes, querida, cuanto te amo... Por favor, no te lleves mi sol ahora..."

Mientras Michael cantaba, la respiración difícil del bebé se fue tornando cada vez más suave.

- Continua, querido!, pidió Karen, emocionada.

"- La otra noche, querida, yo soñé que tu estabas en mis brazos”...

Y el bebé se comenzó a relajar.

Canta un poco más Michael, pedía su madre. La enfermera comenzó a llorar...

-Tu eres mi sol, mi único sol...Tu me haces feliz aún cuando el cielo está oscuro...Por favor, no te lleves mi sol ahora...”

Al día siguiente, la hermanita de Michael ya se había recuperado y en pocos días se fue para su casa...

El Womans Day Magazine llamó a esta historia “El milagro de la canción de un hermano". Los médicos lo llamaron simplemente "milagro". Karen le llamó el "milagro del amor de Dios".

EL AMOR ES INCREIBLEMENTE PODEROSO.

Que la paz de Dios esté contigo hoy.

Que tengas la certeza de que estás exactamente donde deberías estar.

Que uses las gracias que has recibido y transmitas el amor que te fue dado.

Que te sientas feliz por ser hijo de Dios.

Que con su presencia puedas soportar y tu cuerpo le permita a tu alma cantar, caminar al sol, pues él brilla para todos nosotros.

2 comentarios:

Graciela dijo...

Muy bella la historia. La medicina tiene aún tanto que aprender!
El amor es el tratamiento más poderoso!

Victoria dijo...

Totalmente de acuerdo!...Un poco de amor puede curar a una persona, curar a una persona significa ayudarle a recobrar el corage perdido, decia la Madre Teresa de Calcuta.
Un besote, me alegro de verte por aquí!